Santos Mercedarios

San Pedro Armengol

Artículos

Se celebra el 27 de abril.

Pedro Armengol, vino al mundo en la Guardia del Prats (Tarragona), a mediados del siglo XIII. Transcurridas la niñez y la adolescencia con su familia y apenas traspasado el umbral de la juventud, Pedro Armengol se vio arrastrado por las malas compañías al precipicio de la vida deshonesta y criminal del bandolero.
En un encuentro con gente de armas enviada por Jaime I a limpiar de maleantes la zona por donde debía transitar la comitiva real, Pedro Armengol se encontró, espada en mano frente a frente con su propio padre Arnaldo. La providencial circunstancia hizo que Pedro depusiera las armas ante su progenitor, le pidiera perdón y decidiera, con férrea voluntad, cambiar de vida. 
El prestigio del padre libró al hijo del castigo merecido y Pedro Armengol pidió a los frailes de la Merced para que lo recibieran en la Orden, pues quería dedicar el resto de su vida a la obra de misericordia de la redención de cautivos.Recibido en la Merced, pudo ir dos veces a tierra de moros a desempeñar el ministerio de la redención. En el segundo viaje, en Bugía, el año 1266, se quedó de rehén por algunos cautivos. Mas no llegando a tiempo el dinero del rescate por el que se había quedado en prenda, fue colgado de una horca, en la que por singular protección de María se mantuvo indemne. Fray Guillermo de Firenze cuando llegó lo encontró vivo, al día siguiente del ahorcamiento con el dinero pactado. Como secuela de su martirio Pedro Armengol quedó con el cuello torcido para el resto de su vida. De regreso a España vivió durante casi cuarenta años retirado en el convento de Santa María del Prats, donde murió santamente el año 1304.

Oración a San Pedro Armengol
Mártir mercedario - Patrono de los jóvenes en peligro
27 de Abril

Señor Jesús, que permitiste que Pedro Armengol 
se encontrara a sí mismo y encontrara su propia libertad y dignidad, 
aún después de haber recorrido caminos de error y violencia, 
de orgullo y dolor, protege a los jóvenes que se encuentran en peligro.
Que puedan descubrir, como Pedro Armengol, 
que los llamas, por Tu amor, a liberarse y a ser liberadores.
Abre sus mentes y corazones a la verdad 
y al amor auténtico, dales la confianza necesaria para aceptar su realidad 
y la fuerza y el coraje para luchar por superarla.
Que encuentren también Señor unas manos abiertas, 
un apoyo para enfrentar los problemas de su vida.
Y que en esa lucha por SER y VIVIR te encuentren a Vos, 
Hermano y amigo, compañero de camino.

AMÉN