Provincia Mercedaria Argentina

Historia de la PMA

Los Mercedarios en la Argentina

La presencia de La Merced en Argentina, se remonta a principios de siglo XVI. Los primeros mercedarios llegaron a nuestro suelo por el norte, con la expedición que sale del Cuzco en julio de 1535 al mando de Diego de Almagro.

Ese mismo año se produce la llegada de don Pedro de Mendoza al río de la Plata. En ésta oportunidad arribaron con él los mercedarios Fr. Juan de Salazar y Fr. Juan de Almancia. Meses después éstos remontan, con Juan de Ayolas, los ríos Paraná y Paraguay fundando a orillas de éste último la ciudad de Asunción.

Posteriormente, en 1551 el Padre Antonio Rendón Sarmiento, junto a Francisco Villagrá, llega a la Región de Cuyo estableciéndose definitivamente en Santiago del Estero en el año 1557. Desde allí atendieron diversas doctrinas y fundaron otros conventos en: Tucumán, Talavera del Esteco, Talavera de Madrid, Salta, La Rioja, Córdoba, Jujuy, Catamarca, Corrientes, Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza, San Juan y San Luis.

Los frailes mercedarios desempeñaron la labor de Capellanes Castrenses en todos los Fortines de la frontera con el indio; desde el Sanjón en Buenos Aires hasta San Carlos en Mendoza, pasando por Santa Fe y Córdoba.

Del mismo modo en la isla Martín García desde donde 18 mercedarios actuaron en las islas Malvinas entre 1779 y 1806; y otros 24 en los fuertes de Carmen y San José de Patagones entre 1780 y 1821.

La enseñanza de las primeras letras se impartía en todos los conventos, mientras en los principales como Paraguay, Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Salta y Santa Fe se enseñaba, además, latinidad, filosofía y teología, aún para laicos.

Los mercedarios tuvieron activa participación en los sucesos patrióticos. Todos los conventos de la Colonia se vieron involucrados. El de Buenos Aires fue por tres veces cuartel de tropas, lo mismo que el de Tucumán y Santa Fe.

Los Padres Hilario Torres y Juan Manuel Aparicio actuaron singularmente en el Cabildo Abierto cuando firmaron el acta de petición pública el día 22 de mayo de 1810. Fue ésta la primera exhibición de los frailes en pro de la causa patria. La segunda fue la petición popular en que después del reverendo padre Ignacio Grela, dominico, firmaron 17 mercedarios.

En el marco de la batalla de Tucumán en 1812 Belgrano puso su ejército bajo la protección de la Virgen de las Mercedes. Desde entonces se la proclama como Generala del Ejército Argentino.

Luego de más de 400 años la Provincia Mercedaria Argentina sigue siendo portadora, agente y promotora de libertad a través de respuestas creativas y concretas, visitando y redimiendo a quienes padecen circunstancias adversas a su fe y a su dignidad, comprometiendo en ello hasta la propia vida si fuese necesario.

Como Pedro Nolasco, que escuchó el clamor de los cautivos y oprimidos de su tiempo, así los mercedarios buscamos dialogar con el mundo y la realidad, para identificar los nuevos espacios de opresión y detectar los rostros de los nuevos cautivos.

Por esto, en octubre de 2005, los mercedarios hicimos una Opción Prioritaria Provincial por los menores en riesgo social, las familias en crisis o víctimas de violencia familiar y quienes se encuentran excluidos de la cultura del trabajo en Argentina. (ver Pastoral y Misión).