Comunidades Locales de la PMA

Convento Máximo de "San Lorenzo Mártir" de Córdoba - 1601

Asumiendo el desafío de convertirse en “Escuela de Espiritualidad Liberadora”, la Basílica de la Merced genera espacios comunitarios para la acogida de nuevos hermanos y como espacio de animación de la fe y la espiritualidad.
Funcionan en estas locaciones la Cantoría de la Merced, la Pequeña Cantoría de la Merced y Cantoreando, todos proyectos culturales de La Merced.
También los grupos como Pía Unión San Cayetano, Apostolado de la Oración-Costurero, Cáritas Carcelaria-Ropero, Amigos del Padre Torres, Grupo de Liturgia, Grupo Sicar (Pastoral Carcelaria), Grupo de Expresión Corporal, entre otros.
Tiene sede en este convento, el Equipo de Comunicación de la Provincia Mercedaria Argentina (ECOS:::MERCED), el Archivo Provincial, la Biblioteca semi-pública del convento y la Casa de Salud destinadas a los frailes mayores.

Convento Máximo de San Lorenzo Mártir

El convento San Lorenzo Mártir fue fundado en el año 1601 por el padre fray Alonzo de Puertas.
El primer terreno que la Orden tomó en disposición fue el otorgado por Don Jerónimo Luis de Cabrera con la fundación de la provincia el 6 de julio de 1573 sobre calle Velez Sarsfiels. 
Pero tras una compra realizada por el Hno. Martel, se decide que el terreno por él adquirido constituyera el asentamiento definitivo del convento. En el solar ubicado en la calle "de los Mercaderes" o "del camino a Santiago del Estero", hoy calle Rivadavia y 25 de mayo.
Las cosas se desarrollaban con muy buen éxito, sólo faltaba la licencia del obispo diocesano Fernando de Trejo y Sanabria para la fundación de la casa mercedaria. 
El reverendo provincial Marcena solicitó el permiso el cual fue concedido el 5 de mayo de 1601.
El Convento Máximo de San Lorenzo Mártir, fue casa de formación de la Orden por lo que congregaba una gran cantidad de sacerdotes. En ese tiempo la Basílica de la Merced se convirtió, en palabra de los obispos cordobeses, en “el confesionario de Córdoba”.

Basílica Nuestra Señora de la Merced

La Basílica Nuestra Señora de la Merced, que comenzó siendo la Iglesia Conventual, fue construida en tres etapas y la última de ellas se remonta al año 1869. 
Esta ubicada junto al Convento Máximo de San Lorenzo Mártir, en el casco histórico de la ciudad de Córdoba y ha sido expresión de las más variadas actividades y celebraciones religiosas, culturales y pastorales. 
En sus 400 años de vida, el Templo estuvo sujeto a cambios y transformaciones en su estructura edilicia y arquitectónica, que lo hicieron más apto para la misión evangelizadora, la devoción de Nuestra Madre de la Merced y la veneración de los Santos Mercedarios. 
El lenguaje arquitectónico elegido es de un clasicismo italianizante con influencia de las Basílicas romanas. Pero como estaba en boga un decidido eclecticismo, el autor usó de su libertad de expresión para no atarse taxativamente a un estilo histórico determinado. 
Así las torres, de una impronta festiva italiana, culminan en chapiteles de forma acebolladas de origen alemán. En los laterales contrafuertes románticos, el tambor de la cúpula tiene arcos trilobulados de ascendencia alto peruana.