Comunidades Locales de la PMA

Convento "San Pedro Nolasco" de Santiago del Estero - 1557

Actualmente el convento San Pedro Nolasco se ubica sobre la calle 24 de septiembre esquina Urquiza, la misma que ocupa desde el siglo XVIII.
Es el Templo de mayor antigüedad, por su construcción, que existe en la ciudad y se encuentra a sólo dos cuadras de la plaza principal, al oeste de la Avenida Belgrano.
En esta desarrollan sus actividades pastorales: Cáritas Parroquial, la Tercera Orden de la Merced, Catequesis Familiar (CAFA), la Cofradía de la Merced, la Junta de Pastoral Parroquial, el Movimiento de Acción Católica (MAC), Grupos de Oración “La Montonera”, “Alabanza Perfecta” y el Apostolado de la Oración, entre otros.
Junto al convento se ubica el Instituto San Pedro Nolasco fundado el 7 de marzo de 1962, cuenta con la modalidad Bachillerato Humanista Moderno.

Los inicios de la Merced en territorio Argentino

La Orden de la Merced llegó a Santiago del Estero a los pocos años de fundada la ciudad. 
Fuera de duda la población más antigua del primitivo territorio y región del Tucumán fue la Ciudad del Barco, fundada por Núñez del Prado en 1550. Su ubicación definitiva se dio en enero de 1554, un cuarto de legua al norte a orillas del Río Dulce, cambiando el nombre por el de Santiago del Estero. 
Fray Diego de Porres fue el fundador del primer convento mercedario en el año 1557. Junto a este levantó el primer templo de paredes de barro, piso de tierra y techo de paja; siendo inicialmente la figuración de Nuestra Madre de las Mercedes una tela pintada.
El convento fue testigo de la fundación de la Provincia de Santa Bárbara del Tucumán y del nombramiento de su primer Provincial, el 4 de diciembre de 1594 día de Santa Bárbara virgen y mártir. 
Así, Santiago del Estero fue casa capitular y albergó al primer Superior Provincial de Argentina, fray Antonio Marchena.

La Iglesia de la Merced – Monumento Histórico Nacional

Entre 1823 y 1876 el templo de la Merced fue sede de la Iglesia Matriz de Santiago del Estero hasta que el edificio fue afectado por el terremoto de 1817 y posteriormente clausurado. Para este tiempo debieron extinguirse los mercedarios.
La vuelta de La Merced y de su convento al dominio de la Provincia se verificó en 1879 cuando comenzaba un período franco de reconquista de lo perdido tiempo atrás. 
El padre Fray José León Torres hizo una solicitud al Señor Obispo fray Buenaventura Rizo Patrón, residente en Salta, pidiendo La Merced. 
La respuesta afirmativa no se hizo esperar. El de 6 de septiembre de 1879, un año más tarde y cumpliendo con lo pactado, partió de Córdoba a Santiago del Estero el padre Escobar a hacerse cargo de La Merced de Santiago del Estero.