Noticias

FELIZ DÍA MERCEDARIOS, Pero sobre todo feliz esperanza para los cautivos

SAN PEDRO NOLASCO
-
Hace unos días charlando con unos jóvenes sobre esto de ser santos, me decían que complicado y difícil esto de entender la santidad. Comentábamos que una cosa es la teoría y otra totalmente distinta es la realidad. Porque querer vivir de manera coherente es muy complicado en nuestro tiempo. Por otra parte veíamos que siempre es complicado querer ser fiel.
-
Aprovechando que celebramos a san Pedro Nolasco, veíamos a un joven que se animó a mirar con ojos de fe la realidad dura de su tiempo, a dejarse cuestionar por la realidad y por los hermanos, que fue capaz de escuchar a Dios en la realidad concreta de los cautivos, se animó a dar respuestas concretas. Pero también veíamos de sus luchas internas, de sus dudas, de sus angustias, de este querer hacer algo y no siempre poder. Como supo en medio de todo ponerse a charlar con Dios y decirle todo lo que pasaba en su corazón y su mente. Contarle lo que vivía, la realidad de tantos hermanos sufriendo, como se quedaba sin dinero y sin fuerzas para ayudarlos. Y María la Madre de la Merced, le responde que la Trinidad la envía para decirle que está bien su tarea, que no será la suya, sino la de Dios con él. 
Es así el tema de la santidad, animarse a escuchar a Dios que gime en los cautivos, la voz de Dios que no es consuelo, sino compromiso, que es fuerza interior para no quedarse cómodo, sino que inquieta en lo profundo del corazón. Nolasco supo escuchar esa voz, supo mirar a los ojos al cautivo, por eso supo encontrar a Dios en ellos. Estamos llamados a ese camino de santidad, llamados a comprometer la vida.
En este camino a los 800 años de la Merced, que guiados por el espíritu de Nolasco seamos capaces de jugarnos la vida en el compromiso con los cautivos. Ese es el camino de santidad; y los jóvenes sonrieron y volvieron a decir que era difícil, pero ahora más comprensible. ¿Se animarán a ser santos de esta manera?, no lo sé, solo sé que Nolasco se animó y sigue siendo un modelo de santidad hoy más vivo que nunca. FELIZ DÍA para todos los que queremos vivir la espiritualidad mercedaria. 
FELIZ DÍA MERCEDARIOS, Pero sobre todo feliz esperanza para los cautivos.
Fray Carlos Alberto Gómez
Superior Provincial