Noticias

Mensaje para ésta Navidad

NAVIDAD

  No solo soñar, sino ir haciendo realidad lo soñado. María seguramente tenía todo preparado para su Niño, como toda madre esperaría con ansia la llegada de su hijo, pero había otros intereses humanos, que no tenían en cuenta lo pequeño, lo cotidiano. Se vio obligada a dejar todo, a ponerse en camino, a dejar todo lo que no fuese “imprescindible”, a marchar con el Niño en sus entrañas. Delicada tarea de cuidar al Dios de la Vida, para que pudiera vivir, y al mismo tiempo sabedora de que debía cuidarse ella misma, por ella y por el fruto de su vientre.

 

  Esto la hizo fuerte, más allá de lo que ella misma podía pensar y es así que se pone en camino a Belén, porque por sobre todo confía en ese buen Dios que le dijo ALEGRATE; ella busca las señales que la llevan a Belén, no sabe lo que allí le espera, solo sabe que lleva a su Niño en sus entrañas y que debe cuidar de Él.

 

  Solo encontrará un pesebre para que pueda nacer, eso basta, no importa el lugar, importa la Vida que da luz y sentido al lugar. Lo transforma desde dentro, porque la Vida ha llegado a nosotros, María la hace realidad.

 

  Dependerá de cada uno, si a pesar de las complicaciones de la vida queremos hacer el camino a Belén, si seguimos las señales que tenemos para llegar, y al llegar podemos descubrir que Belén es todo lugar donde Jesús pueda nacer, es todo lugar donde María puede recostarse para dar a luz a la Luz verdadera.

 

  Especialmente hoy y siempre mercedarios/as, que todo lugar de cautividad se vea iluminado con la esperanza del Dios en medio nuestro. Que sepamos seguir las señales de  nuestra espiritualidad, que como a María nos lleva a ponernos en camino para dar vida donde no la hay, para dar esperanza en un mundo desesperanzado. Que en este tiempo podamos visitar y abrazar a este Niño, especialmente en los cautivos, como lo hizo María.

¡FELIZ NAVIDAD!

 

Fray Carlos Alberto Gómez

Superior Provincial