Noticias

2º Relfexión de Cuaresma

Hemos celebrado el domingo de Ramos y estamos de lleno en la Semana Santa, quería compartir con ustedes algunas pequeñas reflexiones que fueron surgiendo en estos días. Al ver a nuestro pueblo con sus ramos celebrando que Jesús es el Mesías, que es Dios en medio nuestro,  me preguntaba cuántos dioses tenemos, cuantos “ramos” nos hacen levantar para los falsos dioses que crea nuestra sociedad.

  A diario vemos el ultraje a la vida, el pisotear la vida como si fuera descartable. Vemos como la droga, el alcohol y la violencia hacen estragos. Vemos como el poder corrompe y destruye vidas y pueblos y como se endiosa la violencia. Vemos a nuestras mujeres transformadas en mercancía que se vende y prostituye y como todas estas acciones se justifican levantando “palmas” de victoria a estos dioses, no montados sobre una burra, sino sobre los valores de la vida y la sociedad.

  Aún así Jesús sigue, y con Él muchos que quieren servir de verdad reconociéndolo como el Mesías. A pesar de todas estas realidades son muchos los que como Él asumen el compromiso de dar la vida. Y en ese dar la vida es que el Hijo de David tiene la genialidad que brota del amor, la de quedarse con nosotros para siempre en la Eucaristía. El jueves santo hace este gesto de amor, de entrega total, se parte y comparte como alimento por nosotros, para nosotros, porque nos ama y sabe que necesitamos la fuerza para no caer, para que podamos acercarnos y charlar en la intimidad.

  Todo lo que viene después se puede mirar desde este dar la vida por todos. Por eso es que observando mi ramo vuelvo a decirte que sos el Mesías, que te elegí porque Vos me elegiste primero, que te sigo a pesar de que tantas veces levanto mis manos para tomar otras “palmas”. Que muchas veces soy de los que te niegan, como Pedro, y que ante situaciones límites me “borro”, pero aún así  hago mi mejor esfuerzo para seguirte. En esta semana santa  quiero darte las gracias porque a pesar de todo confías en mí y en mis hermanos y  seguís apostando por nosotros, como hoy nosotros por Vos.

  Felices Pascuas hermanos y que el Resucitado nos ayude a levantar nuestros ramos, para que el mundo crea.

Fr. Carlos Alberto Gómez