Noticias

Nolasco, Siervo de Dios y servidor de los cautivos

Recursos

Música
02 - Nuevos Mercedarios.mp3
05 - Himno a San Pedro Nolasco.mp3
06 - Mensajero de Libertad.mp3
07 - Mercader de Libertad.mp3

Pedro Nolasco fue un comerciante del puerto de Barcelona en el siglo XIII y esta misma condición de mercader le hizo sentir la esclavitud del mundo, la miseria y la grandeza del comercio en que se venden no solo mercancías, sino también cautivos, hombres sometidos a la oferta del dinero.

 

Pedro Nolasco fue un comerciante del puerto de Barcelona en el siglo XIII. Los comerciantes de aquel tiempo, sobre todo los relacionado con países musulmanes, eran hombres sabios, de aventura y negocios. Debían emprender extensos viajes para comprar, vender y canjear sus mercancías. Conocían las lenguas de otros pueblos, se ponían en contacto con estilos de vida diferentes, y sobre todo debían ser muy diestros para superar los grandes riesgos de combates, piratas y ladrones. Solo en condición de mercader Nolasco se hizo experto en temas de cautivos. Su misma condición de mercader le hizo sentir la esclavitud del mundo, la miseria y la grandeza del comercio en que se venden no solo mercancías, sino también cautivos, hombres sometidos a la oferta del dinero.

Así los vio Nolasco alejados de sus tierras, oprimidos, como mercancía.

Nolasco era también, un hombre piadoso, devoto de Jesús desde el principio. Entonces respondió como responde un “mercader cristiano”: ¿cómo ocuparse de otras cosas si está en venta la vida de los hombres?

Como dice la parábola evangélica: “el Reino de los cielos se parece a un comerciante que buscaba perlas finas. Al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró”, descubrió Nolasco que esa “perla” no se adquiere de una vez y para siempre, se empieza y no se acaba, son muchos, infinitos los cautivos, y por eso es necesario emplear todas las fuerzas con el fin de que ellos salgan, se liberen de la lucha y codicia de los hombres. Nolasco fue incapaz de conformarse con redimir a un cautivo. Tras un cautivo hallaba otro. Y ya no pudo retornar a su pasado de negocios personales. Desde entonces vino a hacerse comerciante de cautivos. Por eso queremos destacar los siguientes puntos de su historia:

Nolasco se juntó con otros compañeros fidelísimos, partícipes del mismo ministerio. Ha descubierto que no puede mantenerse aislado. La mies de los cautivos le desborda y ha pedido al dueño nuevos operarios bien dispuestos. Ha extendido su ejemplo por Barcelona y se le juntan otros laicos de aquella misma tierra formando una asociación redentora. Son buenos comerciantes, amigos de Jesús, decididos a liberar a los cautivos. Nos hallamos en 1203, así empieza la tarea mercedaria.

Gastan todo lo que tienen en la tarea redentora. Exponiendo sus propios bienes lo hicieron precio de redención. Son comerciantes que invierten todo su dinero en un negocio económicamente ruinoso. Actúan como Jesús que siendo rico se hizo pobre por nosotros. Han dado con liberalidad hasta quedar ellos vacíos, cumpliendo la palabra que dice: “vende lo que tiene, dáselo a los pobres y luego sígueme”. De esta forma siguen a Jesús, se ponen en sus manos.

Se hacen mendigos al servicio de los pobres. No se limitan a pedir y compartir lo que reciben con los hombres  del entorno. Llegan hasta el fin haciéndose “mendigos”, es decir, pedían limosnas por las iglesias. Se dedicaron después a recoger limosnas de los fieles piadosos de Cataluña y del reino de Aragón, al realizar cada año la obra redentora. Los mercaderes se hacen pobres, han llegado hasta el nivel social más bajo y desde allí comienzan una acción liberadora intensa. Entregándose en las manos de Dios, sin nada propio, ponen su vida al servicio de la libertad, haciéndose testigos de Jesús, ministros de su tarea redentora.

Probablemente acaban fijando su residencia en el hospital de Santa Eulalia de Barcelona. Nolasco y sus amigos empeñaron su fortuna personal, vendieron posesiones, hasta casas. ¿Dónde habitan, cómo encuentran cobijo aquellos pobres, colectores de limosnas, mendicantes de cautivos? Acaban vinculados para siempre con los pobres. Viviendo con ellos en el hospital de Santa Eulalia de Barcelona. Más tarde el rey les otorga dicho lugar como residencia permanente. Los hospitales de aquel tiempo eran casa de todos los “sin casa”: caminantes, enfermos, huérfanas, pobres, entre otros.

En la tarea redentora hay un momento de crisis: los bienes no alcanzan para la cantidad de cautivos que todavía claman por libertad. Como respuesta a la misma Nolasco descubre que Dios le envía a suscitar una familia de religiosos redentores. La Madre de Jesús es la mensajera e inspiradora de este nuevo camino. La característica de estos religiosos será el cuarto voto por el cual se obligan a quedarse en rehenes  y a dar la vida por lo cautivos.

El Proemio de las Constituciones mercedarias nos presenta la centralidad de la figura de Nolasco en la Orden redentora, y lo caracteriza con los siguientes títulos:

Siervo de Dios y servidor de los cautivos: porque empeña su fortuna y vida en redimirlos. De esta manera viene a hacerse imitador de Jesucristo, Hijo de Dios, que teniendo plenitud divina, se ha mostrado como servidor de todos para salvarnos.

Mensajero: Nolasco es portador del “gran mensaje”: el evangelio de la liberación de Dios. Por eso, es un profeta de esperanza salvadora en la iglesia. Transmite un mensaje de alegría y de liberación no solo a los cautivos, sino a todos los miembros de la iglesia que trabajan para construir el Reino.

Fundador: Pedro Nolasco no ha sido un siervo solitario ni un mensajero aislado, sino que ha logrado convocar a unas personas, ha juntado a unos compañeros y con ellos ha fundado una Orden, es decir un grupo establecido, organizado, estructurado al servicio de la redención.

Adelantador: Nolasco es aquel que va adelante, abriendo, propiciando un camino, y lo precede, arriesgándose en una tarea que luego podrán asumir otros.

 

Para compartir:

A partir del texto: ¿Qué aspectos de Pedro Nolasco se agregan al perfil que venimos construyendo juntos?

¿Qué cosas de la vida de Nolasco les entusiasman y les animan? ¿Qué otras sienten que los desafían o les provocan dudas?