Noticias

Fiesta de San Ramón Nonato

Recursos

 San Ramón Nonato

Patrono de las embarazadas y de las mujeres que esperan concebir un hijo

    Hay personas que luchan desde el comienzo de sus vidas, personas curtidas en el cuero y el corazón. Pero que con esfuerzo y perseverancia logran abrirse paso en la vida. Es el caso de Ramón Nonato, ya desde antes de nacer tuvo que pelear la vida, como sabedor de lo que Dios le preparaba; un nacimiento “prodigioso – milagroso”, de allí lo de “NONATO”: no nacido.

  Aprender el oficio de pastor y en el silencio y el trabajo ir escuchando las voces de la naturaleza, aprendiendo a conocerla, escuchando las voces de las personas, pero sobre todo escuchando a Jesús, escuchando a María.

  En esa escucha, en esa intimidad con María, es como la descubre Madre, una madre que está siempre cerca de sus hijos, especialmente de los más necesitados. Y poniéndose en camino, descubre su vocación. Religioso-sacerdote mercedario.

   Hombre fuerte, conocedor de los dolores y sufrimientos de los hombres, consagrado a Dios, comprometido con los cautivos, es nombrado redentor, allá va, y siendo fiel al voto de dar la vida si es necesario por los cautivos, se queda en lugar de un grupo de cautivos. Sufriendo en cautividad, con fuerza y esperanza no deja de hablar de Jesús, de María de la Merced, alentando a sus hermanos cautivos, que sufren tanto como él. Habla también a sus captores, algunos abrazan la fe, ello hace que muchos lo odien a muerte, pero como su vida tiene precio, esperando el rescate, encuentran la forma de “callarlo”, le ponen un candado en la boca para que no hable, pero aun así sigue anunciando que Dios no se olvida de su pueblo, que la esperanza renace, porque el mismo Dios comparte.

   Liberado, después de pagar el rescate, vuelve a su patria, con las huellas en su cuerpo, de los tormentos sufridos, esto hace que se vaya desgastando lentamente, cuando va camino a recibir su cardenalato, muere en el camino;  y cuenta la tradición que deseando recibir la Eucaristía, el mismo Jesús se presenta para dársela. De allí que su imagen es vestido de cardenal, con una custodia en la mano y la palma del martirio en la otra, muchas veces con el sombrero cardenalicio a sus pies y un candado que recuerda sus tormentos.

   Patrono de la vida, porque supo pelearla desde el vientre de su madre, entregando la vida al servicio de los cautivos, es conocido como patrono de las mujeres que esperan un hijo, de las que desean tener un hijo. Como patrono de la vida, queremos pedirle que nos ayude a defenderla en todas sus formas. En este año donde la Orden pone su mirada en los cautivos: “TU LIBERTAD NO TIENE PRECIO”, pidiendo por tantas vidas truncadas, por tantas vidas que parecen haber perdido la esperanza, con tanta vida cautiva;  para que como san Ramón seamos capaces de escuchar a los cautivos, escuchar a Jesús y María de la Merced y ponernos en camino. Patrono de la vida, Ramón Nonato, que nuestras vidas tengan sentido, comprometiéndola de verdad en el servicio redentor.

Fr. Carlos Alberto Gomez

Superior Provincial