Noticias

Bodas de plata sacerdotales

Es así que te vimos caminando por las calles del barrio nueve de julio en Córdoba, queriendo servir a todos. Con mucha energía y con una tenacidad incomparable fuiste plasmando con tus hermanos el compromiso de servicio generoso.

Y cuando un 15 de diciembre de hace 25 años recibías el Orden sagrado, seguiste descubriendo lo sagrado que tiene cada persona. Hacer presente a Cristo en la Eucaristía te llevó a reconocer, en lo más profundo, al Cristo que padece en los hermanos.

Y así recién ordenado marchaste a Tucumán, donde encontraste una comunidad con muchas necesidades, pero también con muchas riquezas espirituales. No fue fácil, porque tuviste que hacer de constructor, maestro, dirigente, padre y madre de muchos hermanos.

Y los años fueron pasando y dejando huellas en cada uno de los hombres y mujeres que te conocieron, por eso es que hoy queremos compartir con vos, con la gente, esta alegría. Celebrar tus bodas de plata sacerdotales en el año sacerdotal, año en el que el corazón del Cura de Ars nos visitó, como gracia para decirte: HUGUITO, ADELANTE, seguí sirviendo con generosidad a todos y brindándote como siempre.

Unidos en la oración y el carisma.

Fray Carlos A. Gómez