Noticias

Saludo del Maestro General y su Consejo

Muy apreciados hermanos y amigos de la Merced de los cautivos:

 

      Quedan pocas horas para celebrar una nueva Navidad y comenzar el Nuevo Año 2014. 

     En esta imagen con muchos rostros de ustedes y nuestros, la comunidad de Gobierno General de la Orden, quiere saludarlos de corazón y desearles todo bien en este tiempo de Gracia.

      No es este un saludo formal, porque queda bien o es de estilo decir cosas bonitas. 

     Sentimos la sincera necesidad de agradecerles el haber caminado junto a nosotros este precioso tiempo de Iglesia, de Comunidad Mercedaria, de Familia Liberadora, siendo testigos de una libertad que no se negocia y nos reclama coherencia. 

  Sentimos que la Libertad comienza por vínculos abiertos, maduros y dispuestos al reencuentro, capaces de construir con caridad y verdad para no boicotear la vida y la esperanza, por eso los estrechamos hoy y siempre en un sincero abrazo fraterno. 

Reciban nuestro sincero afecto y disposición para seguir trabajando por los cautivos del mundo. 

Fr. Damaso Masabo, O. de M.

Fr. Emilio Santamaría Fernández, O. de M.

Fr. Juan Carlos Saavedra Lucho, O. de M. 

Fr. Carlos Muñóz Álbarez, O. de M. 

 

Fr. Pablo Bernardo Ordoñe Borges, O. de M.

Maestro General

 

       Esta NAVIDAD y PRÓXIMO AÑO NUEVO, quiero atesorar en mi pecho el rostro, las manos, los pies, y el corazón de tantos/as hermanos y hermanas, religiosos, religiosas, monjas y laicos/as, que jamás cabrían en una imagen porque son personas gigantes y hermosas en todo el sentido de la expresión y desbordan en CARIDAD. 

     Ellos tuvieron el coraje de atravesar mi vida con sus riquezas y también con sus límites e impregnarme de BIEN, de EVANGELIO y de ESPERANZA.

         También quiero abrazar con amor de padre y hermano, amor reconciliado y verdadero, amor que espera en el camino; a aquellos que me hicieron doler el alma en este tiempo. Quizá impregnados de amargura o sin la capacidad necesaria para sentarse en la mesa y dialogar sin rencores, con diferentes miradas pero con una búsqueda común que ante todo es servicio y capacidad de morir un poco para que el mundo, la iglesia, la Orden, los hermanos/as vivan más y mejor conforme a nuestra vocación. También a ellos los abrazo con PAZ, PERDÓN Y REENCUENTRO y si en algo los he ofendido: LES PIDO DOBLEMENTE PERDÓN Y REZO POR ELLOS.

       Dicho esto y MUY FELIZ, FELÍZ, FELÍZ... DE CELEBRAR EN LA PRIMERA COMUNIDAD DE LA ORDEN, LA ENCARNACIÓN REDENTORA DEL SEÑOR, LOS BENDIGO EN EL EMMANUEL, EL DIOS CON NOSOTROS, QUE VUELVE A NACER PARA QUE NOSOTROS EN ÉL TENGAMOS VIDA EN ABUNDANCIA. 

 

Feliz Navidad 2013 y Nuevo Año 2014.

¡MI VIDA POR TU LIBERTAD!