Noticias

778 años de la aprobación de la Orden de La Merced

778 años de la aprobación de la Orden
Me imagino la cara de todos cuando supieron que la Iglesia había aprobado a la Orden de la Merced. Que el Papa reconocía como don del Espíritu para toda la Iglesia el carisma mercedario. La alegría de saber que estaban en los pasos correctos, que caminaban por la senda verdadera. Que no era una locura esto de dar la vida por los cautivos, que no era ilusión ni mucho menos el ver el rostro de Cristo en los cautivos, de ver a Cristo mismo sufriendo y comprometerse con ÉL.
Me imagino esas caras, de aquellos laicos y religiosos, varones y mujeres que pusieron su vida en las manos de Cristo Redentor. La alegría inmensa, pero sobre todo pensando en la alegría que sería para todos aquellos que padecían y que padecen hoy. Es que Dios no se olvida de su pueblo.
La alegría de hoy, porque nos recuerda que como mercedarios estamos llamados a vivir el carisma redentor. Que siguiendo las huellas de Nolasco sepamos caminar en fidelidad creativa, junto a los cautivos de nuestro tiempo.
Que hoy como ayer sigamos sembrando esperanza y libertad en medio de tantas realidades de cautividad. Que pongamos empeño y vida en la tarea de redención. Hombres y mujeres fuertes en la fe, comprometidos con los cautivos.
Que María de la Merced y San Pedro Nolasco nos guíen y acompañen en esta tarea. Felicidades a todos los que compartimos este carisma redentor.


Fray Carlos Aberto Gómez
Superior Provincial