Noticias

Mensaje Padre Superior Provincial - Noche del 1 y 2 de agosto

"Cuando tu saludo llegó a mis oídos el niño saltó de gozo en mi vientre". Son las palabras de Isabel ante el saludo de María, me imagino que algo así habrá sucedido en el corazón de Pedro Nolasco, en la noche del 1 al 2 agosto, cuando María lo saluda y le indica que la obra que estaba haciendo era lo que la Trinidad quería.

Seguramente, sintió una profunda alegría porque en esos momentos estaba con el corazón hecho añicos, con la esperanza casi aniquilada. Se sentía frustrado porque teniendo una vocación  no podía realizarla, quería comprometer la vida por los cautivos y no encontraba caminos para hacerlo y eso para él era doloroso. Sin embargo, le bastaron estas palabras de María para aclararle el camino y colmarlo de serenidad.

María, que siempre está allí, junto a nosotros, para acercarnos e iluminar nuestros pasos. María, que cuando  habla  todo se transforma. Ella, la que hace que Pedro Nolasco descubra que Dios siempre escucha a su pueblo, que con su alegría saltan también de gozo los que están cautivos porque la esperanza que trae María no es solo para él, sino para todos los hermanos que están sometidos y privados de su libertad. María es la portadora de una alegría que brota de lo profundo y llega a lo más alto.

Como mercedarios celebramos que la Trinidad  nos da este carisma de redención con las palabras de María y con el sí de Nolasco; un sí que nosotros debemos hacer carne día a día. Con alegría y gozo queremos seguir escuchando al Dios que libera y nos compromete en esta tarea.

Fr. Carlos Alberto Gómez

Superior Provincial

Provincia Mercedaria Argentina