Noticias

10 de agosto - 796 años de la Orden de la Merced

Un 10 de agosto de hace 796 años, se daba comienzo al designio de la Trinidad y de María de la Merced, hecha vida en Pedro Nolasco, un anhelo compartido por este hombre de fe fuerte y comprometida. El de poner vida y bienes al servicio de los cautivos. Porque Nolasco y sus compañeros saben que Jesús está cautivo en cada uno de los hermanos, no pueden dejar de oír el clamor de Jesús sufriente y se pone en camino, porque el dolor de ellos le duele en lo más profundo de su ser. No siempre es fácil en los comienzos, pero la decisión y la fuerza del espíritu que los guía, hace que toda la comunidad vea con agrado este nacer de la Orden Mercedaria. 

 

Como decíamos han pasado 796 años de este comenzar a caminar, de hacer vida y obra concreta el servicio redentor. Hoy vemos con dolor como sigue presente en medio nuestro esta terrible realidad: hombres, mujeres, niños cautivos, esclavos, víctimas por el solo hecho de ser personas, sometidos por creer en Jesús.  

 

Por eso en este día que volvemos a decir como mercedarios que queremos seguir dando la vida, que no tenemos miedo, porque creemos en Jesús, porque lo vemos  en los cautivos,  nos seguimos comprometiendo en esta tarea de ser redentores con Jesús. Tomando parte de la oración de la campaña “Tu libertad no tiene precio” decir: “...danos un corazón apasionado por la libertad para visitar los lugares de esclavitud y ayudar a rescatar a quienes sufren cautividad. Que seamos mansos y astutos para descubrir, con los redimidos, nuevos caminos de liberación”. 

 

Tarea y compromiso mercedario. Hoy como ayer los cautivos nos reclaman, reclaman nuestra fidelidad, porque la esperanza en Jesús Redentor, en María de la Merced, la Madre que rompe las cadenas, se hace rostro concreto en nuestros rostros y en el de los hermanos.

 

Por eso te invito hoy de manera especial a unirnos en una oración pidiendo por la Orden en este día de fiesta y compromiso. Todos unidos a las 17:00 horas de Argentina: un padrenuestro, un avemaría y gloria. 

 

Feliz día y fuerte compromiso para todos, laicos y religiosos mercedarios.

 

Fray Carlos Alberto Gómez

Superior Provincial