Noticias

Mensaje del Superior Provincial en la Fiesta de Cristo Redentor

«El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan, o si escuchan a los que enseñan, es porque dan testimonio» (EN 41)

Queridos hermanos:

               

Estas palabras tan contundentes que Pablo VI pronunciara en su documento más  pastoralmente importante, Evangelii Nuntiandi, siguen teniendo una vigencia total.

               

Es verdad que la sensibilidad del hombre y la mujer de hoy pueden ser muy distintos de los de hace algunas décadas, pero las enseñanzas del Papa Francisco apuntan en el mismo sentido. Y lo hacen porque es lo que se capta aquí y allá.

               

El mismo es un ejemplo de que son escuchados mas los que dan testimonio que los que solo enseñan. Sus gestos han sido y son un lenguaje mucho mas cuestionador y discutido que sus enseñanzas.

               

En el día de Jesucristo Redentor celebramos el testimonio de Dios dado a través de Jesucristo. Si, el Señor ha enseñado mucho, pero su revelación central es que se ha hecho uno de nosotros para hacernos semejantes a Él. Y haciéndolo, nos habla y nos revela al Dios verdadero.

               

Así pues, esta fiesta de Cristo Redentor es una invitación viva y eficaz a descubrir el mensaje de Jesucristo que ha entrado totalmente en nuestra condición humana, menos en el pecado. Así todos nosotros podemos ser “redentores con Jesús” en las situaciones y decisiones importantes como en las más sencillas.

               

Es más, cada uno de nosotros, con el misterio de su vocación personal, con sus fortalezas y debilidades está llamado a ser “redentor con Jesús”. No hace falta imaginar gestos de heroísmo clamoroso (aunque nunca sabemos si en algún momento no se nos pedirá algo así). Podemos serlo en la cotidianeidad sencilla de nuestro trabajo, de nuestras oraciones, de nuestro servicio y de nuestra presencia.

               

Roguemos unos por otros para hacer realidad uno de los sueños más mencionados en la última asamblea de nuestra provincia: el sueño de ser una familia mercedaria unida.