Noticias

Visita de Acción Mercedaria a la comunidad de Tucumán

Recursos

Durante los días 17 al 19 de octubre Acción Mercedaria visitó la comunidad de Tucumán, evaluando necesidades, escuchando y buscando alternativas para acompañar el desarrollo de los proyectos sociales.

 

Visita a la comunidad de Tucumán.

 

Acción Mercedaria realiza periódicamente visitas a las comunidades de la Provincia Mercedaria Argentina, para acompañar, escuchar, conocer, capacitar, animar y valorar todo el esfuerzo y dedicación que ponen en su tarea  mujeres y hombres de cada comunidad.

 

La visita es uno de los momentos de la acción liberadora, como Equipo de Acción Mercedaria nos acercamos con humildad y entrega y hemos sido recibidos con gestos de amorosa acogida.

No vamos a imponer o resolver los problemas por los demás, sino a encontrar juntos un camino que trate de dar respuestas y permita, en parte, transformar las problemáticas y brindar herramientas que les den la posibilidad de liberarse de profundas situaciones de opresión.

En esta oportunidad, durante los días 17 al 19 de octubre, Fr. Sergio Navarro, Consejero de Pastoral y Misión; Silvia Campisi, Asesora del Área y Adriana Rodríguez de Ceria, responsable de Acción Mercedaria, quien suscribe, visitamos la comunidad de Tucumán y fuimos fraternalmente recibidos por Fr. Ricardo Guzzo, su superior. También compartimos con Fr. Roque Coronel quien nos acompañó en el itinerario de la visita. Trabajamos codo a codo evaluando necesidades, escuchando y buscando alternativas con Analía Moreira, referente de zona Norte y María Ofelia López a cargo de los proyectos.

Fueron días lluviosos y grises, como gris es el ltiempo de inseguridad y carencias que viven muchas familias de los barrios del área de influencia parroquial, sumado a la tristeza por la muerte del P. Juan Viroche. Sin embargo, todas estas dificultades no pudieron opacar la alegría  del encuentro y la esperanza de ver que no son pocos quienes desean que las cosas cambien y por eso se comprometen en el servicio de la gratuidad y la merced.

Visitamos los tres comedores, el de la Pquia. San Pedro Nolasco donde Tita, con sus 94 joviales años, nos recibió entusiasmada mientras preparaba un riquísimo estofado. Pudimos recorrer las instalaciones del nuevo comedor con su espaciosa cocina y su enorme depósito, que permitirán brindar mejores servicios a los niños, jóvenes y ancianos que allí se dirigen a diario, para recibir no sólo la comida, sino también una mano amiga que los contenga y acompañe. Agradecemos a Mercedes la coordinadora, a Tita, y a las voluntarias que brindan su tiempo con generosa entrega.

También estuvimos en los Comedores Candelaria I y II. Marcela,  la coordinadora, nos mostró las instalaciones y compartió todos los detalles de las actividades que se desarrollan y las que quieren agregarse, en la medida en que se sumen nuevos voluntarios. Nos presentó a las cocineras y auxiliares a quienes también agradecemos, porque no es fácil cocinar, servir, acompañar, escuchar y estar siempre con el corazón dispuesto.

Son aproximadamente 220 los destinatarios de los tres comedores.

Compartimos también con las responsables de los Centros de Desarrollo Infantil en Candelaria I Candelaria II y Niño Jesús. A estos centros acuden unos 200 niños en total, que participan de estos espacios de estimulación y juego. La dedicación de quienes están a cargo queda manifiesta en los detalles de cálidos carteles, trabajos prácticos y animación.

No quedan ausentes de las tareas de promoción, los adultos, quienes participan en Candelaria I y  en la Parroquia San Pedro Nolasco de los talleres de capacitación en diferentes oficios, como así también cursos de alfabetización y terminalidad educativa.

No podíamos dejar de pasar por los  roperos comunitarios que brindan su aporte en Candelaria y en Cristo Redentor. Allí nos recibieron sus responsables y voluntarios, quienes con dedicación organizan las donaciones de la gente,  lavan, reparan y acondicionan para que pueda ser nuevamente utilizada. Destaco en ellos la calidez, alegría y los brazos abiertos para recibir a todos.

Actualmente, se está realizando un relevamiento de una zona muy vulnerable, ubicada en el barrio San Nicolás, a la orilla del canal, donde viven unas 100 familias. El objetivo es “visitarlas” saber de sus necesidades, recorrer esas periferias sin prejuicios viendo en sus rostros a Jesús que nos interpela y reclama nuestro compromiso y entrega.

 Allí se da catequesis, se festejó el día del niño y el grupo va pensando en diferentes estrategias de intervención para dar respuesta a las necesidades de las familias. El proceso es lento pero se avanza a paso firme. Hay muchos problemas de infraestructura, habitacionales y de acceso a los servicios básicos que son difíciles de resolver, pero que no son un obstáculo para estar junto a ellos.

Aún continúa el trabajo en el Banquito, Banco Popular de la Buena Fe, programa de microcréditos, que tuvo un gran desarrollo en años anteriores y que se está tratando de reanudarlo.

Dos psicólogas acompañan y brindan sus servicios en la sede parroquial.

Fue muy valioso este tiempo compartido fraternamente con los ojos puestos en nuestros hermanos que sufren dificultades, sintiendo la cercanía de María que como madre nos anima a no bajar los brazos y seguir adelante contagiando el gozo de ser mercedarios.

Adriana Rodríguez de Ceria

Responsable de Acción Mercedaria